Noticias Arquidiocesanas Locales
Domingo de Ramos: Comenzamos a contemplar la vida plena Imprimir E-mail

LogoCEA2

ARGENTINA


Secretariado General

 

Este próximo 25 de marzo celebramos el Domingo de Ramos.

Damos comienzo a la semana donde contemplamos el misterio de la Vida Plena manifestado en Cristo Resucitado. Somos llamados a participar de este misterio y a comprometernos con él. Con tal motivo invitamos a toda la comunidad eclesial a unirnos especialmente en la procesión de los ramos, llevando adelante juntos un gesto que exprese nuestro anhelo de cuidar y respetar la vida como un DON.

Proponemos un SIGNO a nivel nacional: preparar los ramos que usaremos en nuestras celebraciones uniendo a ellos la siguiente frase impresa: VALE TODA VIDA. El sentido es que esos ramos puedan ser agitados para aclamar la VIDA. Y entrar en la Semana Santa unidos al Señor. (En el adjunto se encuentra un archivo para imprimir).
Este domingo también se celebra el Día Del Niño por Nacer. Muchos participarán de diversas marchas organizadas por grupos de laicos que invitan a expresar la defensa de la vida por nacer.

Acompañamos a quienes participan y que utilizan el derecho a la libertad de expresión propio de la democracia y anhelamos que esta y otras manifestaciones las vivamos como una oportunidad y seamos así, como dice el Papa Francisco: “canales del bien y de la belleza, para que puedan hacer su aporte en la defensa de la vida y la justicia.” (Carta del sábado 17 de marzo de 2018)

Se adjunta también una propuesta de Oración de los Fieles para la Misa.

Comisión Episcopal de Laicos y Familia (CELAF)
Comisión Episcopal de Comunicación Social
Conferencia Episcopal Argentina


Material para descargar

oracion_de_los_fieles_domingo_de_ramos.doc
valetodavida1.pdf
valetodavida2.pdf

 
Fue designado el nuevo Nuncio Apostólico en la Argentina Imprimir E-mail

escudo nuncioBuenos Aires, 17 Mar. 2018 (AICA): El Santo Padre, Francisco, nombró nuncio apostólico en la Argentina a monseñor León Kalenga Badikebele, congoleño de 61 años, arzobispo titular de Magneto, actualmente nuncio apostólico en El Salvador y Belice. La información del nombramiento fue dada a conocer hoy, a través de la agencia AICA, por monseñor Vincenzo Turturro, encargado de negocios de la nunciatura apostólica.

Aún se desconoce la fecha de la llegada del nuevo nuncio a la Argentina pero se estima que será en breve ya que en septiembre de 2017 el anterior nuncio, monseñor Emil Paul Tscherrig, fue designado nuncio apostólico en Italia y en diciembre se despidió del país.Hace más de tres meses que la representación pontificia está cargo de monseñor Turturro.

Datos biográficos de Mons. León Kalenga Badikebele
Nació en Kamina, República Democrática del Congo, el 17 de julio de 1956. Fue ordenado sacerdote el 5 de septiembre de 1982 e incardinado en la diócesis congoleña de Leubo.
Tras obtener el título académico de doctor en Derecho Canónico, ingresó en el servicio diplomático de la Santa Sede el 27 de febrero de 1990. Prestó servicios en las representaciones pontificias de Haití, Guatemala, Zambia, Brasil, Egipto, Zimbabue y Japón.

El 1° de marzo de 2008 fue designado nuncio apostólico en Ghana. El 22 de febrero de 2013 fue trasladado a la nunciatura en El Salvador y el 13 de abril del mismo año en Belice, con residencia en El Salvador.

Monseñor Kalenga habla francés (lengua oficial de su país), inglés, italiano y español.

mons.kalengaBreve historia de los representantes pontificios en la Argentina
Monseñor León Kalenga Badikebele será el 13º nuncio apostólico en la Argentina, desde que en 1916 el país tiene plenas y normales relaciones con la Santa Sede, y será el cuarto del siglo XXI. El primero fue monseñor Santos Abril y Castelló (marzo de 2000 a abril de 2003), el segundo fue monseñor Adriano Bernardini (de abril de 2003 a diciembre de 2011), y el tercero fue monseñor Emil Paul Tscherrig (de enero de 2012 a septiembre de 2017).

Los otros nueve nuncios apostólicos fueron: Alberto Vasallo-Torregrossa (1916-1922), Juan Beda Cardinale (1922-1925), Felipe Cortesi (1926-1936), José Fietta (1936-1953), Mario Zanin (1953-1958) falleció en Buenos Aires; Humberto Mozzoni (1958-1969), Lino Zanini (1969-1974), Pío Laghi (1974-1980), y Ubaldo Calabresi (1981-2000) quien registró la mayor permanencia en el cargo: casi 20 años, lo que constituyó una excepción en los representantes pontificios.

En un primer momento las relaciones de la Santa Sede con la Argentina, iniciadas en 1849 durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas, estaban a cargo de Delegados Apostólicos. El primero fue monseñor Luis Besi (1849-1854) y el segundo fue monseñor Marino Marini (1857-1864).

Luego pasaron 14 años sin representante pontificio hasta 1877 en que la Santa Sede envió a monseñor Angelo Di Pietro como delegado apostólico y enviado extraordinario, quien concluyó su misión en 1879.

De abril de 1880 a octubre de 1884, estuvo con idénticos títulos monseñor Luis Matera.

A raíz del celo con que defendió los derechos de la Iglesia, el 14 de octubre de 1884 monseñor Matera fue expulsado del país, mediante una nota de Eduardo Wilde, ministro de Relaciones Exteriores del presidente Julio Argentino Roca. A partir de aquel momento, por casi 16 años estuvieron interrumpidas las relaciones diplomáticas con la Santa Sede, hasta el 15 de enero de 1900, durante la segunda presidencia del general Roca, en que llegó como Internuncio Apostólico monseñor Antonio Sabatucci.

Con el título de Internuncio hubo dos representantes pontificios en el país: monseñor Antonio Sabatucci (1900-1906) y monseñor Aquiles Locatelli (1906-1916). Luego se inició la serie de nuncios apostólicos.

Con las únicas excepciones de monseñor Santos Abril, que era español, y monseñor Emil Paul Tscherrig, suizo, y ahora monseñor León Kalenga Badikebele, todos los representantes pontificios en la Argentina fueron italianos. Monseñor Tscherrig fue, además, el primero de lengua no romance, alemán, y ahora el nuevo nuncio cuya lengua es el francés.

Doble misión del Nuncio Apostólico
El Nuncio Apostólico tiene, de ordinario, una función intra eclesial y una función diplomática.

La función eclesial consiste: 1) en informar, de modo estable y objetivo, a la Santa Sede sobre las condiciones de las comunidades a las que haya sido enviado, y sobre cuanto pueda tener un reflejo en la vida de la Iglesia y en el bien de las almas; 2) en ayudar, aconsejar y colaborar con las conferencias episcopales y con cada uno de los obispos del territorio que le ha sido confiado, respetando naturalmente el ejercicio de la jurisdicción que le es propia a cada obispo.

La función diplomática tiene por objeto promover y favorecer las relaciones entre la Santa Sede y el Estado ante el que ha sido acreditado.

En la Argentina el Nuncio desempeña a la vez, de acuerdo con la convención de Viena, la función de Decano del Cuerpo Diplomático.+

 
Día de la Mujer - Misa Catedral Metropolitana Imprimir E-mail

Mons. José Ma. Arancedo invita a unirse a la oración y participación de la Santa Misa con motivo a celebrarse el “Día Internacional de la Mujer”, el jueves 8 de marzo a la hora 19 en la Catedral Metropolitana – Pquia. Todos los Santos (Ciudad Sede).

 
Carta Invitación Bendición Casa Sacerdotal SAN JOSÉ Imprimir E-mail

encabezado arzobispado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prot. Nº 030/18

Santa Fe de la Vera Cruz, 1º de marzo del año del Señor 2018.-


A los Sacerdotes, Diáconos, Religiosas y Religiosos,
Laicos, Instituciones Educativas,
Asociaciones y Movimientos Apostólicos de la
Arquidiócesis de Santa Fe de la Vera Cruz
_______________________________________________


Queridos Hermanos:

Así como en marzo de 2016 los invitaba a la bendición de la Piedra Fundamental de la CASA SACERDOTAL “SAN JOSÉ”, hoy agradeciendo a Dios y a todos aquellos que oraron y colaboraron, deseo comunicarles que en este mes se dará por finalizada la etapa de su construcción.

Fue una obra esperada y deseada de años que estará al servicio de nuestros sacerdotes, por eso he considerado oportuno invitarlos al acto de bendición e inauguración. Providencialmente, será en la Fiesta de San José el próximo lunes 19 de Marzo a las 18:30 hs. A tal efecto los espero para celebrar juntos este acontecimiento que hace a la vida de nuestra Arquidiócesis. La dirección es Pedro Díaz Colodrero al 2445, entre Aristóbulo del Valle y Pedro Víttori, de la Ciudad Sede.

Esperando contar con su presencia, les hago llegar junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor Jesús y María Santísima, Nuestra Madre de Guadalupe.


Mons. JOSÉ MARÍA ARANCEDO
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

firmaysello

 
REFLEXIÓN SOBRE LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO Imprimir E-mail

reflexion abortoEl gobierno nacional habilitó la discusión sobre la despenalización del aborto. Es un tema debatido y es de esperar que el tratamiento sea sincero, reflexivo e integral. No es un tema primariamente religioso, es humano, jurídico y va a depender de las decisiones que debe tomar la sociedad a través de sus leyes. El ámbito propio de la democracia es el Parlamento, donde los legisladores como representantes del pueblo tienen por misión la elaboración de las leyes llamadas a orientar y regir la vida de la comunidad.

En este marco institucional de la República la Iglesia Católica, a través de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal, ha dado un comunicado que tituló: Respetuosos de la vida. Es una palabra clara al servicio de la sociedad, que tiene su fundamento en la certeza de la existencia de la vida humana. En esto ciencia y fe no se oponen, es más, diría que se complementan y acompañan. Incluso, filosóficamente, debemos decir que nada puede ser lo que es si antes no tuvo la posibilidad de serlo.

El tema del aborto no puede quedar, por lo mismo, librado a una decisión personal sin referencia al marco de una ley que proteja el valor de la vida, junto al acompañamiento integral de la persona. No estamos ante un acto privado sin consecuencias jurídicas y sociales. El Estado mismo, con sus poderes constitucionales, no puede estar ausente.

En estos temas en los que se habla de vulnerabilidades, que son reales, cuesta aceptar que la referencia al aborto sea considerada como un acto humanitario para con las mujeres pobres, creo que es minimizar el problema. Cabe a la política buscar una respuesta que no sea la supresión de un término del problema, sino crear las condiciones para el bien tanto de la vida por nacer como de la madre. No hablamos de una vida sino de dos.

No podemos desconocer que desde la concepción hay una realidad nueva, que la ley debe proteger. No somos dueños de aquello que ya tiene su identidad y autonomía, aunque aún no tenga independencia, eso es parte de su vulnerabilidad. Por lo mismo, el valor de la vida no está en relación a su nacimiento y capacidad de decisión, sino a su existencia como fundamento jurídico y moral de su dignidad. Este derecho que es original e inalienable debe ser tenido en cuenta cuando se trate la ley.

Dado que el tema se va a plantear en sede parlamentaria me permito decir una palabra sobre lo que, considero, hace a una ley justa. Lo hago con el respeto que me merecen quienes han sido elegidos para cumplir esta misión. Tomo algunas ideas de la intervención de Benedicto XVI en el Parlamento alemán donde fue invitado y habló, precisamente, sobre los fundamentos de una ley justa. ¿Cómo se reconoce lo que es justo, cuáles son las fuentes? Esto no lo podemos esperar, dice, de una revelación: “el cristianismo, agrega, nunca ha impuesto al Estado y a la sociedad, un ordenamiento jurídico derivado de una revelación. En cambio se ha remitido a la naturaleza y a la razón como verdadera fuentes del derecho, se ha referido a la armonía entre razón objetiva y subjetiva” (Benedicto XVI), que supone sí, el valor y el significado de la creación.

Hablamos de la existencia de un orden objetivo al que debemos saber escuchar y respetar, hablamos de lo dado, de lo que existe. Aquí aparecen los conceptos fundamentales de naturaleza, libertad y conciencia, en los que la conciencia es la misma razón abierta al lenguaje del ser, de lo que existe. El hombre, por ello, no es solo libertad creadora que pueda disponer del orden creado y manipularlo, lo puede mejorar pero no suprimir, ni destruir. El hombre es espíritu y libertad, pero es también naturaleza: “y su voluntad es justa cuando él respeta la naturaleza y la escucha” (ibídem).

En este sentido va a hablar, luego, de la necesidad de una “ecología del hombre”, no solo de la naturaleza, con todo lo que ello implica de cuidado y respeto. No es correcto ni justo, aislar la libertad como un poder absoluto de decisión, frente a la existencia de un nuevo ser que es autónomo pero no independiente, es necesario avanzar políticamente en temas que hacen a la prevención y a la “educación sexual integral que capacite para la decisión libre y responsable de concebir una vida nueva” (CEA). El aborto nunca es una solución, siempre será un drama.

Mons. JOSÉ MARÍA ARANCEDO
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 5 de 146